Puede interesarte ...

jueves, 21 de abril de 2011

Historias y anécdotas de la venta online (II)

Ya hace tiempo de la primera parte de las historias y anécdotas de la venta online así que vamos con otra entrega.


Cobrando a uno que no quería pagar una camiseta

Hace tiempo hicimos una serie de camisetas los participantes de cierto foro. Como yo encargué las camisetas, y las pagué de mi dinero, luego tuve que hacer cuentas con el resto. La mayoría fueron para amigos y conocidos, por lo que sabía que no habría problema con el pago. Los que no eran conocidos ya habían pagado también, así que estaba todo listo y procedí al envío. El caso es que en la lista de conocidos se coló uno que era nuevo en el foro y que después de dos semanas no había dicho esta boca es mía (ya se sabe que en España todo es gratis, y si no pago algo, nadie sale perjudicado, o al menos, nadie que valga la pena considerar). Por dicho motivo tuve que echarle imaginación y ver cual podría ser la forma de cobrar. Escribí en el foro en cuestión y al email del chico diciéndole que iba a regalar una serie de juegos y que a lo mejor estaba interesado en ellos, por lo que si me abonaba los gastos de envío serían para él. Yo ya sabía qué juegos iba buscando y me aseguré de que en la lista salieran los títulos que buscaba. En menos de 1 hora tenía su respuesta diciéndome que se los guardara y que me hacía el ingreso. Al día siguiente me pagó, y a los 4 días le envié un mensaje diciéndole que ya los había regalado todos y que los que él buscaba se los había llevado otro chico, que dónde le podía devolver los gastos de envío. Me dio su cuenta, le devolví el envío, y de esa forma todos con lo suyo.


Embalajes curiosos

Durante estos años, el embalaje más raro que he recibido fue el dodotis aquel de la Game & Watch, aunque no ha sido el único. Lo más asequible es hacer sobres con folios en blanco en caso de no disponer de sobres, aunque cualquier cartón que envuelva el artículo a modo de barra de pan también sirve, como aquel ordenador que me envió Begadel (aún sigo sin entender como el ordenador no se salió por uno de los bordes del cartón). Algunos embalajes llevan hasta triple protección (caja de cartón, más bolas de papel, más papel de burbujas) y otros sin embargo no aguantan ni el primer toque. Los más originales son los que vienen de China. En cierta ocasión me vino una maquinita dentro de un sobre que tenía por cierre dos redondeles y un hilo que se enroscaba en ambos, y que permitía abrir el sobre sin romper el papel. Original a más no poder.


Descubriendo tramposos y falsificadores

En estos años tampoco han faltado las historias de falsificaciones. El vendedor casi siempre esgrime aquello de "yo no sabía que era falso" o "a mí me lo vendieron así". Aunque tampoco falta aquello de "por este precio no pretenderías que fuera original" (que de hecho, razón no le falta). Ha habido tantos y tantos casos que no sabría con cual quedarme pues todos son bastante similares. En cierta ocasión, compré una tarjeta para PSP de 4GB en cierta tienda que hay por Pacífico, en Madrid, cuyo nombre tiene que ver con cierto incidente informático de final del siglo XX. El caso es que compré una Memory Stick Pro Duo por unos 30 Euros (en otros sitios costaban unos 70 Euros). Me extrañó la diferencia de precio pero como esa tienda era bastante más barata en casi todos los artículos y ya llevaba comprando alli 6 años, pensé que serían tarjetas OEM simplemente. El caso es que después de comprarla la puse en mi PSP y al pasar del giga, todo corrupto. El caso  es que aquello no iba, y como en dicha tienda sólo permiten los cambios durante 7 días y ya habían pasado 15, hice lo siguiente. Compré una de unos grandes almacenes (ahora que no me oye nadie lo digo), que desde luego funcionaba bien, y descambié la que no funcionaba. El comercio vendía una y gestionaba una devolución, por lo que ganaba una venta y no perdía. Yo a su vez tendría 2 tarjetas, una cara y otra barata.  El caso es que le saqué varias fotos a la tarjeta vieja y al cabo de un par de semanas, aparecieron varios artículos sobre cómo distinguir una tarjeta auténtica de PSP de una fake. Cómo ya estaréis imaginando, se trata de una fake. Fui al primer comercio a pedirles cuentas de que cómo vendían material falso con la marca del verdadero y todo lo que respondieron es que en la factura ponía que la tarjeta era OEM. Yo les respondí que sí, que era OEM la factura pero que la tarjeta ponía SONY. No ponía MONY ni TONY, sino SONY, y que como era una marca registrada, si ponía Sony tenía que ser una Sony auténtica. Como ya había descambiado la tarjeta, ya no reclamé más ni pude poner denuncia por apropiación indebida de marca y lesiones a la imagen de una marca (que de hecho, esa es su finalidad).



El amplificador

Hace un año o así decidí deshacerme de mi viejo ampli Peavey que compré hace 15 años junto a mi guitarra eléctrica. No lo habría usado ni 10 veces para no atronar a mis vecinos, y nunca tuve grupo de música, así que el estado era bastante bueno. Lo puse en varios portales (Todocolección, eBay, SegundaMano, ...) y finalmente me escriben varios desde Segunda Mano. Se nota que para ciertas cosas es mejor este portal.

El caso es que me llama un chico que viene a por él a casa esa misma tarde, que le pilla de paso mientras trabaja. Le digo que vale, y me pregunta: "¿oye, tu calle es ancha?" La pregunta me extrañó, pero le digo que sí, que es bastante ancha, como carril y medio para cada sentido, y me dice "¿y se puede girar bien viniendo desde la M-40?" Le digo que sí, que puede girar sin problemas. Pues se presentó con un trailer a recoger el amplificador. Lo aparcó en doble fila cubriendo casi media acera. Recogió el amplificador y se marchó. 


Y hasta aquí por hoy. Proximamente más.





No hay comentarios: